PERSONAJES:

DE UN LADO:
BURÓCRATAS DEL SOLAR
BICICLET@S 1 Y 2
CURRIT@S DEL SOLAR
EL ABOGADO

DEL OTRO LADO:

JUAN BRAVO, CONCEJAL DE HACIENDA
SEÑORITA X,  JEFA DEL DEPARTAMENTO JURÍDICO
DEL ÁREA DE HACIENDA DEL AYTO.
PILAR MARTÍNEZ, CONCEJAL DE URBANISMO Y VIVIENDA
BEATRIZ LOBÓN, COORDINADORA GENERAL DE URBANISMO
SU SECRETARIA
ENRIQUE NÚÑEZ, CONCEJAL DE CENTRO

Escena 1. Solar. Por la mañana. Es mayo de 2009. Bicicleto 1: “Conie, si hay un papelucho de un juzgao bajo la puerta. (A la que va con él): Eh, colega, hay una notificación a los ocupantes ilegales del solar. Me paice que semos nosotras. Dice que la concejalía de Hacienda pide a un juzgao que nos echen.  Bicicleta 2: “Uy, uy, uy, que me da la prisa”.

Escenas 2 y 3. Pocos días después. Concejalía de Hacienda. L@s Burócratas del Solar: “Que vinimos dai bajo a pedir que nos completen información y a solecitar una reunión”. Ya en la reunión:están presentes la señorita X, jefa del dpto. Jurídico de Hacienda y L@s Burócratas del Solar, hablan ést@s: “Que de qué vais, que por qué pidís el esalojo sin sequiera hablar con nosotr@s, que llevamos más de cinco años haciendo cosas desas guturales y sociales en el solar tan a gusto y sin demasiados problemas. Pos que si necesitáis el solar para algo importante (diz que solo pueden hacerse un equipamiento social o educativo en él), no hay problema, que nos vamos, pero cuando la obra lo exija, que es tontería tenerlo vacío meses cuando se puede sacar un provecho dahi”. La señorita X: “Yo no puedo hacer nada, solo me ocupo de asuntos legales. Se lo diré al señor Juan Bravo, mi jefe, a ver qué opina”.

Escena 4. Pocos días más tarde. Concejalía de Hacienda. La señorita X, a l@s Burócratas del Solar: “La opinión del sr. Bravo no es muy favorable, así que sería cosa de que hicieran las maletas, aunque el juzgado tardará un poco en pronunciarse”. La Burócrata del Solar 1: “¿Denunciarse?”. “Pronunciarse. (Para sí: Paletos)”.

Escena 5. Instituto de Bachillerato Cervantes. Media tarde. L@s burócratas del Solar acuden a un acto en Lavapiés donde habla la sra. Martínez, concejala de Urbanismo, acerca de los 10 años de la rehabilitación de Lavapiés. Hablan de más cosas, pero aprovechan (la gente de estaesunaplaza también lo aprovecha: no hay como tener a la jefa de visita en casa) para pedirle una reunión para hablar del Solar. Pilar Martínez acepta.

Escena 6. Es 16 de junio. A las cinco en punto de la tarde. Sala de reuniones, concejalía de Urbanismo. Están presentes Pilar Martínez y su lugarteniente, Beatriz Lobón. Pilar Martínez: “El ayuntamiento tiene mucho interés en Lavapiés, hemos hecho un gran esfuerzo económico y de todo tipo para sacarlo de la degradación (…). Lavapiés es muy especial y (…) hay cantidad de cosas que  hacer, y que para ello tenemos que contar con tod@s l@s vecin@s, pues sin su ayuda será una tarea inacabada (…). Lo de los solares no es tan mala idea (…). Como el solar de Olivar es de mi competencia, lo puedo ceder, tenéis que poneros a partir de ahora en contacto con Beatriz Lobón (esta entrega a L@s Burócratas una tarjeta) para ver cómo se lleva a cabo, porque las cosas concretas las sabe mejor ella (…) y mejor pedir la cesión a nombre de alguna asociación del barrio, que tampoco os cuesta tanto, digo yo, y eso, a pulir los detalles con Beatriz, y mejor cuanto antes, que llega el verano y ya sabéis” (…). (A estaesunaplaza, Dr. Fourquet): “Me encantaría ceder también ese solar, pero hay que resolver unos problemas que pasan por el señor Núñez, concejal de Centro, con quien tendréis que reuniros cuanto antes, para resolverlos, aunque la voluntad, de verdad, es buena”.

Escena 7. Es 24 de junio. Concejalía de Urbanismo. Día. Un burocráta del Solar en amoto presenta, en nombre del Club Deportivo Lavapiés Antiglobaltrotters, la solicitud de cesión, en precario y hasta que la obra de equipamiento comience a ejecutarse materialmente, del solar de Olivar.
Escena 8. Es agosto. Montaña palentina. Un burócrata del Solar en bici. Suena el teléfono. Frenazo. Cuneta. Al otro lado del teléfono, una voz: “(…) que necesitamos una dirección para mandar un certificado para completar documentación”. “Y yo qué sé, pos mándala a mi casa”.

Escenas 9 y 10. Ya en septiembre. Montaña leonesa. Un burócrata del solar, demacrado, en bici. Suena un teléfono. Al otro lado, una voz: “(…) que nos han devuelto el certificado, ¿no tienen otra dirección?”. “Y yo qué sé, pos mándala a Embajadores”.

Escena 10. Madrid, día: otra Burócrata del Solar, hablando por teléfono: “Pos mire, que aquí bajo no llega ná, ¿no me pué usté dicir ques lo que quieren? Es pa tenerlo to preparao y que vaya como las centellas”. (Tras mucho insistir, al otro lado del teléfono: “Que no es para completar ninguna documentación, sino para notificarles la denegación de la cesión”. La Burócrata del Solar (para sí): (“Claro, pa la cosa de documentación no hacía falta un certificao, bastaba con llamar por teléfono, ay picarones”).
Escena 11. Día, Madrid, barrio de Lavapiés, 22 de septiembre. La misma burócrata: “Coñe, el certificao que nos eniega el cesión. Abisa todos los compañeros, pronto”.

Escena 12. Septiembre. Despachos encadenados de Beatriz Lobón. Suena un teléfono. Lo coge su Secretaria: “Cordinadora General de Urbanismo, dígame”. Al otro lado de la línea (un burócrata del Solar, haciendo falsete): “Me complacería si la señorita Lobón pudiera disponer de unos momentos para hablar conmigo, es sobre un asunto de suma importancia”. Secretaria. “¿De qué se trata?”. Burócrata: “Eh, bueno, es acerca de un solar en la calle Olivar, en Lavapiés, no le robaré mucho de su precioso tiempo. Es que queríamos pedir respestuosamente una reunión con ella para aclarar de viva voz qué tipo de problema se ha podido presentar con respecto a un acuerdo al que habíamos llegado en junio”. Secretaria: “Uy, sí, ya sabe que Beatriz estaría encantada de poder hablar con usted, pero en este momento esta reunida, pero no se preocupe, que yo le aviso de su interés y remarco la urgencia del asunto, ¿eh?, muchas gracias por llamar”. (El Burócrata, para sí: “Jobar, qué tía más educá, así es gusto que pasen de uno”).

Escena 13. Lavapiés. Solar. Llaman a la puerta. Abre una Currita del Solar, se encuentra a un hombre de azul: es un policía municipal. “¿En qué le pueo servir?”. El uniformado: “Una notificación”. La Currita del Solar la recoge y la mira: (a gritos, hacia otro Currito que está al fondo, no se le ve, sumergido entre hierros y maderas): “Eh, tú, que es lo del desalojo, lo firma un tal Área de Hacienda pa un juzgao o algo asín, ca cemos?”. El Otro Currito: “Y yo qué sé…”. La Currita: “Astuta como soy, deduzquio que no labían quitao, como le dijeron al Burócrata. Jo, qué rabia, si habíamos quedao en eso, y ahora que estábamos en plan de como colegas”.

Escena 14. Septiembre. Despachos encadenados de Beatriz Lobón. Suena un teléfono. Lo coge su Secretaria: “Cordinadora General de Urbanismo, dígame”. Al otro lado de la línea (un Burócrata del Solar, haciendo falsete): “Me complacería si la señorita Lobón pudiera disponer de unos momentos para hablar conmigo, es sobre un asunto de suma importancia”. Secretaria (escamada): “¿De qué se trata?”. Burócrata (dubitativo): “Eh, bueno, es acerca de… un solar en la calle Olivar, en Lavapiés, no le robaré mucho de su precioso tiempo. Es que pedíamos querer…, digo, jobar que me equivocao, queríamos peder…, eh…, pedir respestuosamente una reunión con ella para aclarar de viva voz qué tipo de problema se ha podido presentar con respecto a un acuerdo al que habíamos llegado en junio”. Secretaria (firme): “Uy, sí, ya sabe que Beatriz estaría encantada de poder hablar con usted, pero en este momento está reunida, pero no se preocupe, que yo le aviso de su interés y remarco la urgencia del asunto, ¿eh?, muchas gracias por llamar”. (El Burócrata, para sí: “Jobar, qué tía más educá, así es gusto que pasen de uno”).

Escena 15. Lavapiés. Burócratas del Solar escribiendo notas de prensa y pasándoles el corrector de word; al teléfono, hablando con algunas radios; maqueándose para salir en la tele. Dando sensación de dinamismo. A uno de ellos se le oye decir: “Quesque nos han engañao, y por la presente insiciamos una campaña pública de deluncia y apoyo”.
Escena 16. Pantalla de portátil de última generación: mail de Beatriz Lobón. Un burócrata del Solar lee: “(…) fue solicitado informe a la Junta de Distrito de Centro, señalando el mismo la imposibilidad de cederla, por dos motivos: Uno, que  se pretende incluir la parcela en los fondos FEIL del año 2010, para construir una Escuela Infantil, lo que imposibilita su cesión en tanto no se determine si se incluye o no, ya que de incluirse es necesario redactar el proyecto en este último trimestre; Otro motivo es el número tan elevado que tiene la Junta de Distrito de denuncias vecinales, sobre las actividades que se desarrollan en el solar”. Otro Burócrata: “Pero si a ese señor de centro, bueno, de centro porque lo dice él, no lo conocemos de ná. Pos ya podía haber hablao antes con nosotras, que labíamos explicao to requetebién”. El primer Burócrata: “Y yo qué sé. Pos vamos a ver si lo vemos, en cuantito nos vea lo namoramos y termina preguntando de ónde sacamos zapatillas”.

Escena 17. Junta Municipal de Centro. Mediodía. Sala de reuniones, paredes y mesa de madera noble y reluciente. L@s burócratas del Solar parecen guiñapos, empequeñecidos y encogidos a un lado de la mesa. Entra el concejal de Centro, Enrique Núñez. Muy amable, viste una camisa horrible, aunque muy limpia. Nuestr@s burócratas, por su parte, van duchados y se quitan pelotillas de la chupa. El sr. Núñez: “Tengo aquí dos informes muy negativos, una queja del administrador de una comunidad de vecinos de Lavapiés que se quejan de ruidos y molestias continuas, y otro de la policía municipal que dice que cada vez que van allí les engañáis”. El Burócrata del Solar 1: “Ya, bueno, tampoco es para tanto”. El señor Núñez: “Es cierto, es cierto, dejemos esto a un lado. Pero hay otro asunto: habéis hecho todo esto sin notificármelo a mí, directamente por Urbanismo, y claro, así no se hacen las cosas a este lado del Manzanares”.  El Burócrata del Solar  2: “Y yo qué sé…!”. El señor Núñez: “En fin, lo entiendo, malentendidos, pero ya sabéis que mi puerta siempre está abierta. Ahora bien, el problema fundamental, que he descubierto después de hacer el informe negativo, es que queremos hacer una Escuela Infantil, que tanto necesita el barrio, como sabéis, y que ya prometimos hace cuatro o cinco años, precisamente en ese solar. Es que hay un plan estatal de inversión local también para 2010 y si no presentamos el proyecto ahora, no conseguimos los fondos. Claro que para eso necesitamos también que el concejal de Hacienda (suena un Glups de los Burócratas) nos dé una partida presupuestaria complementaria”.  El Burócrata del Solar 2: “Pero usted ya sabe que el acuerdo de cesión consiste en que cuando empiece la obra del equipamiento, nos vamos”. El señor Núñez: “Pues sí, en efecto, así que creo que no va a haber ningún problema. Y podemos hacer la cesión con esa condición: que si se aprueba el proyecto de Escuela Infantil, os vais cuando vayan a comenzar las obras”.  El Burócrata del Solar 1: “Pero cuando empiecen las obras, no cuando se apruebe el proyecto…”. El señor Núñez: “Sí, sí, claro. Yo tengo próximamente una reunión con Hacienda (Glups) y Urbanismo (Glups) y les voy a proponer la cesión en esos términos. Y vuestro compromiso es no hacer ruiditos y no engañar a la policía, ¿eh?, golfill@s?”.  El Burócrata del Solar 2: “Bueno, un poco de ruiditos sí, pero controlando, ¿eh?, pelusón?”.  El Burócrata del Solar 1: “Y ya que estamos aquí, aprovechamos: ya sabe que hemos presentado un recurso contra la orden de desalojo, ¿no? ¿Se les ha ocur rido que lo podemos ganar? Porque si es así, la cosa se puede complicar un pelín, aunque sabiendo que firmamos la cesión temporal hasta el principio de obra, hay que suponer que la vía judicial ya no es tan importante…”.  El Burócrata del Solar 2: “Y claro, la escuela será pública”. El señor Núñez (entre risotadas): “Pero chaval, si eso ya no lo hacen ni en Barcelona… En el fondo, sois unos antiguos”.

Escena 18. Es 2 de noviembre. Solar, noche. Vari@s currit@s y burócratas del Solar, con El Abogado. Habla El Abigado: “El juzgado deniega la solicitud de desalojo al ayuntamiento. Recoge un argumento de nuestro recurso y dice que debe ser notificada en tiempo y forma, y no como le pete al ayuntamiento”.
Escena 19: Lavapiés. Interior de una casa: sólo por la pinta, huele a humo o a cosas peores. Un Burócrata del Solar, al teléfono: “La cabo de mandar un mail desos al concejal de centro y a la cordinaora de Urbanismo, de resaltando que la propia cesión y la acetación de sus mismísimas condiciones implica de hecho y en rigor dejar libre el solar para la Escuela Infantil, así que la vía judicial parece innecesaria, en cuantito que nos las piramos cuando sea menestre”.

Escena 20. Junta Municipal de Centro. La misma sala de la otra vez. Es 16 de noviembre. Dos burócratas del Solar esperan, esta vez de pie, para parecer más alt@s. Aparece el concejal de Centro. Saludos. Amabilidad. Buenos trajes. Habla el señor Núñez: “Vamos a ir al grano: el sr. Juan Bravo, concejal de Hacienda, no se fía, y que no está dispuesto a presupuestar dinero municipal para la Escuela Infantil si antes no os habéis ido y habéis dejado libre el solar. Y eso hace imposible pedir pasta al Plan Estatal de Inversión Local, de modo que si no os vais, no hay Escuela. Eso es grave. Y hay que remediarlo. Y para eso tengo una propuesta alternativa: en cualquier caso, como la cesión iba a ser por tres o cuatro meses a lo sumo, os conviene. Lo que os propongo es que os vayáis a Dr. Fourquet y compartáis el solar de allí con estaesunahuerta”. El Burócrata del Solar 1:  “estaesunaplaza”. El señor Núñez: “Bueno, eso, sí. Lo que tenéis que saber es que, en ese caso, cederíamos un porcentaje mayor de esa parcela para que tuvierais sitio tod@s, y habría un porcentaje para Olivar y otro para estaesunaplaza, y podríamos dejar correr lo de las casetas de obra en ese solar, que a lo mejor no hace mucha falta ya”. El Burócrata del Solar 2: “Nos encanta el proyecto estaesunaplaza, y es abierto a tod@s l@s vecin@s, y para compartir iniciativas allí no hace falta una cesión por su parte. Pero estamos hablando, desde hace meses, de otro asunto: cómo aprovechar el solar del Olivar, que está instalado, el mayor tiempo y de la mejor manera posibles. Para pensar alternativas habrá tiempo, y si es un problema de confianza de Hacienda, lo suyo es grave, porque nosotr@s no somos el Ayuntamiento, es decir, cumplimos nuestros acuerdos. En cualquier caso, por nosotr@s, dígale al de Hacienda qué garantías le merecen confianza, y estamos dispuestísim@s a darlas, porque también nos interesa que se haga una Escuela Infantil. No obstante, si la cosa hubiera ido de buena fe, y no con ánimo judicial, podían haber obtenido la orden de desalojo, que no la habríamos recurrido si hubiera habido un acuerdo previo, porque a nosotr@s nos servía la promesa de que no la iban a ejecutar, como parte del acuerdo de cesión”. El Burócrata del Solar 1 (al oído de su compa): “Tron, vaya explique, se testá contagiando esa gripe”. El señor Núñez: “Bueno, pensadlo, hablad con estesunaplaza, que yo también lo haré, y quedamos a la espera de noticias de Hacienda”.

Escena 21. Es hoy. Esta semana hemos hablado de cómo está la situación. Seguimos pensando que lo mejor es que el ayuntamiento cumpla el acuerdo de junio, y que nos iremos cuando vaya a empezar la obra de la Escuela Infantil, si es que empieza. Pero nos sentimos chantajead@s (“no doy dinero si los okupas no se van, chincha”, dice Juan Bravo) , y un tanto estafad@s. Por otro lado, si la oferta de Dr. Fourquet mejora la situación del proyecto estaesunaplaza, la de nuestro proyecto y la del barrio, que obtendría una zona pública que hasta ahora no tiene, es cosa de pensárselo, ¿o no?tanto estafad@s. Por otro lado, si la oferta de Dr. Fourquet mejora la situación del proyecto estaesunaplaza, la de nuestro proyecto y la del barrio, que obtendría una zona pública que hasta ahora no tiene,

es cosa de pensárselo, ¿o no?

Anuncios