A pesar de estas semanas sin dar noticias del proceso de desahucio, éste no ha sido un tiempo baldío. Las conversaciones con diferentes instancias municipales se han sucedido en distintos ámbitos. Aunque la cesión en precario prometida no se ha llegado a concretar en un papel, de facto hemos permanecido en el solar hasta el inicio efectivo de las obras como pedíamos. No sin sobresaltos e incertidumbres. Finalmente el proceso en Olivar 48 toca a su fin y pasado mañana lunes franquearemos la entrada a la empresa que iniciará el estudio geotécnico del terreno previo a su desarrollo.

Es el final del proceso de recuperación y uso vecinal de este espacio en mitad de nuestro apretado barrio que, de otra manera, hubiera permanecido cerrado para la vida de la ciudad —porque la ciudad la hacemos las personas que habitamos juntas. Podría pensarse que estamos tistes pero no es así. Al contrario, para nosotras es un momento de triunfo; no sólo hemos podido experimentar el hacer común durante más de seis años —en contra de lo imaginable según lo que hasta ahora ha sido la lógica y el orden municipal—, también hemos conseguido al fin lo que tanta falta le hace a nuestro barrio, una dotación pública que venimos reclamando desde el inicio de la rehabilitación de Lavapiés en el año 1997; una dotación necesaria mucho antes que los teatros nacionales o las sedes universitarias: una ESCUELA INFANTIL.

Esto no significa que las gentes que hemos participado del proyecto y el experimento cedamos en nuestra forma de construir ciudad o que las actividades que hasta aquí se han desarrollado vayan a cancelarse; de ninguna manera. Contamos con la ilusión de continuar en otro espacio, seguimos insistiendo en la responsabilidad municipal en proporcionar espacios permeables para la convivencia y confiamos en la creatividad colectiva para encontrar alternativas al vacío.

Mañana domingo trasladaremos algunas cosas para hacer hueco a los inicios de la obra. Veremos en qué medida es posible la permanencia en el lugar en tanto no empiece la excavación y más adelante haremos un traslado festivo de uno de los elementos constructivos que ha llegado a ser un icono del Solar: la cúpula.

Y por supuesto este blog permanecerá. A través de sus artículos seguiremos narrando lo que ha sido y dando noticias de lo que está por venir. Así que  ¡No se desenganchen ustedes, por favor!. Próximamente el siguiente apasionante episodio del serial “Auto-construcción”; en esta nueva entrega, precisamente, presentaremos el proceso de construcción de La Cúpula.

Si queréis acercaros mañana domingo 17  seréis bienvenid*s. Estaremos allí hacia las 13:00 h.

Anuncios