Olivar 48 ha sido un espacio social durante casi 7 años, construido en el vacío de un solar,  el de la alle Olivar nº 48 que le dio nombre. La idea detrás del proyecto era (y es) que hay que recuperar los solares —cerrados durante años y años— y devolverlos a la vida de la ciudad.
En realidad, estrictamente hablando, ha sido más un devenir y la materialización de un deseo de hacer en común de un grupo amplio y algo difuso de personas, que un proyecto.

En junio de 2009 pareció que podíamos conseguir una cesión de uso del espacio en tanto se desarrollaba la dotación pública a que está destinado. Con este motivo y para celebrarlo, y también para relanzar como proyecto esa energía colectiva, abrimos este blog.

Con ello perseguíamos transmitir la memoria de lo hecho, dar a conocer mejor el espacio e invitar a otras a participar.

Esa cesión inicial se transformó en un tira y afloja con distintas concejalías que se puede seguir a través de las entradas etiquetadas como “cesion”. Al final la escuela salió adelante en menos tiempo del que cabía esperar basándose en actuaciones previas del Ayuntamiento. Como una escuela infantil era una necesidad del barrio y formaba parte de las reclamaciones que defendimos desde el inicio del Plan de Rehabilitación, en abril de 2010 nos fuimos y chisplún.

Así, de los tres tipos de artículos que inicialmente tenía el blog, cada uno con una modalidad temporal propia, sólo siguen siendo pertinentes los que “hablan en tiempo pasado y quieren dar a conocer lo que se ha hecho y también una visión y experiencia colectiva de lo que ha sido el barrio de Lavapiés desde hace algo más de una década”.
Bueno, llegados a éste punto tengo que matizar esta afirmación. A partir de que el Solar ya no existe, las energías colectivas han migrado a otros proyectos y hacia ellos se ha desplazado el foco de lo que compartimos: tiempo, trabajo, conversación, comidas… Por tanto y aunque sigo publicando piezas de esa memoria de lo colectivo, proyectada hacia atrás entre el 98 y 2010, se trata más de mi propia visión. No obstante, sigo solicitando la lectura de lo que pongo por escrito, de forma machacona, a las compas de esos tiempos, que eventualmente me corrigen, complementan o simplemente me leen.

Por eso, a partir de ahora podría subtitular este blog como Memoria apócrifa de los movimientos sociales en Lavapiés”.

Así nos planteábamos este espacio

Lugar de encuentro y relación vecinal.
Lugar de co-responsabilidad, de experimentación para la autogestión de un espacio comunitario.
Lugar de usos imprevisibles. Mucho más que polivalente.
Un lugar para hacer. “Háztelo tú mismo”, por un ocio constructivo o por necesidad.
Un espacio para reunirse, para proponer e iniciar, para unirse a las propuestas de otros, para hacer, para celebrar, para participar, para conocer, para la solidaridad con lo cercano y lo lejano…
un espacio comunitario gestionado en común.

Aquí podéis descargar un dossier sobre el Solar, en PDF. Memoria de actividad del Solar 2003-09 También tenéis una narración de su historia aquí.